Es normal que los autónomos no tengan claro cuáles son los gastos deducibles para el 2021, y, es que, no paran de surgir novedades al respecto. Para ayudaros a acabar con esta incertidumbre hemos creado una lista con todos gastos y variantes sobre ellos.

A continuación, vamos a centrarnos en los tres tipos de gastos en los que se dividen, como podemos deducírnoslos, los requisitos necesarios y la justificación de cada uno de ellos. Además, no podemos olvidarnos de cómo afecta en el IVA y en la Renta.

Tipos de gastos deducibles para  el 2021

  • Gastos deducibles.
  • Gastos de difícil justificación.
  • Gastos no deducibles.

¿Qué son los gastos deducibles?  

  • Son aquellos necesarios e imprescindibles para la actividad de la empresa. Es decir, que se efectúen para obtener, mantener y mejorar los ingresos.

Requisitos para poder deducirlos

Los gastos pueden ser deducidos respecto al IVA o respecto al IRPF, pero, para que esto sea posible, hay que cumplir con unas condiciones mínimas.

  • Siempre hay que documentar el gasto con factura, en este caso no sirve los tickets.
  • Los gastos siempre deben ser propios a la actividad que llevamos a cabo.
  • Deben estar contabilizados en nuestro sistema correctamente.
  • Los gastos deben ser acordes con la base imponible y con el periodo declarado.
  • Tendremos un periodo de cuatro años a partir del momento del gasto para deducírnoslo (en el caso del IVA).
  • Cuando se llevan a cabo operaciones que dan lugar a derecho a deducción y otras no, las cuotas soportadas serán deducibles según el porcentaje que les corresponda. 

1. GASTOS DEDUCIBLES

1.1 Gastos deducibles sin factura: 

Estos gastos son los que podemos deducirnos en el IRPF y no se necesita factura para su justificación.

  1. Pago de sueldos y salarios.
  2. Seguridad Social (propia y de los trabajadores). En este concepto también entra la mutualidad.
  3. Tributos y tasas que estén relacionados con nuestra actividad, como el IBI o el IAE. 
  4. Pólizas de seguros. Siempre relacionadas con nuestra actividad o negocio.
  5. Gastos bancarios intereses. Siempre que esté relacionado con la financiación o gestión de tu negocio.

 1.2 Gastos deducibles con factura: 

Estos gastos podemos deducírnoslos tanto en la declaración de IVA como en Renta. Se necesita obligatoriamente una factura desglosada para incluirla en la contabilidad de nuestra empresa y, por supuesto, cumplir unos requisitos.

  1. Compras para llevar a cabo la actividad y material necesario.
  2. Servicios de profesionales externos que nos ayudan a realizar nuestra actividad. Por ejemplo: el abogado, la gestoría, el diseñador web, hosting…
  3. Gastos destinados para la formación profesional: masters, cursos online y presenciales, revistas profesionales del sector…
  4. Publicidad y relaciones públicas:  Son 100% deducibles y debemos solicitar una factura. Por ejemplo: agencias de marketing, anuncios en Facebook, Google Ads, Instagram…
  5. Eventos, ferias y congresos: es deducible 100%, tanto si eres expositor, como si eres asistente.
  6. Reparación y conservación de los bienes de tu empresa, pero no serán deducibles los gastos de mejora de los bienes de inversión, ya que estos se amortizan.  
  7. Viajes y transporte relacionados con nuestra actividad, siempre dentro de la semana y sin contar periodo estival, a no ser que podamos justificarlo o nuestra actividad se realice los finde de semana.
  8. Gastos de manutención:  El máximo permitido son 26,67€ al día en territorio nacional y 48,08 €  al día en territorio extranjero. Es necesario justificarlo con factura, no tickets.
AUTÓNOMOS: GASTOS DEDUCIBLES PARA EL 2021 1

2. GASTOS DE DIFÍCIL JUSTIFICACIÓN:

Son gastos más difíciles de justificar y tienen alguna particularidad más compleja que los anteriores.

  1. Gastos de representación y comidas con clientes:  Es estrictamente necesario pagarlo con tarjeta y siempre se exige factura.
  2. Teléfono móvil: Es deducible solo en el caso de que se utilice para la actividad. En el caso de que solo tengamos una línea y lo utilicemos con fines privados, va a ser complicado justificarlo.
  3. Ropa de trabajo:  Es deducible en el caso de que sea uniforme y aparezca el logo. En el caso de la ropa de seguridad, se entiende que va relacionado con la actividad de la empresa.
  4. El vehículo: Para poder deducirse este gasto al 100% el uso debe ser únicamente profesional. Debe estar rotulado, a nombre de la empresa y estar en custodia de un garaje propiedad de la empresa.
  5. Gastos de un vehículo: estos gastos son muy difíciles de demostrar, y mucho más si el vehículo no está afecto a la actividad 100%. En el mejor de los casos, podremos deducirnos el 50% de la cuota de IVA soportado.
  6. Gastos por trabajar desde casa:  En 2018 se incorporó a la Ley de Trabajo la posibilidad de deducirse algunos gastos derivados de trabajar desde casa, pero no ha sido lo eficaz que se pretendía, ya que son gastos mínimos y no merece la pena meterlos como gastos.
  7. Gastos por ser titular de la vivienda en la que trabajas: Solo puedes deducirte el % de los gastos total de la vivienda que destinas a realizar tu actividad. Es decir, si tu vivienda cuenta de 100 metros cuadrados, pero operas en un despacho de 20%, solo podrás deducirte el 20% de los gastos de IBI, tasas de basura, seguro de hogar…Como en el caso anterior, es una cantidad pequeña, por lo que no merece la pena.
  8. Gastos de suministros:  Seguimos con el ejemplo anterior, en el caso de que utilices el 20% de tu vivienda para realizar tu actividad, podrás deducirte el 30% del 20% del total de la factura. La mayoría de las personas no lo suelen meter como gasto.
  9. Vivienda alquilada: El propietario de la vivienda tendrá que hacerte una factura del alquiler, por lo que tendrá que aplicarte el IVA y la retención. La mayoría de los propietarios no quieren, ya que les supone darse de alta como sujeto pasivo de IVA y realizar la declaración de IVA trimestral, además de perder las deducciones por alquiler de vivienda habitual. La conclusión es que no es una medida atractiva y se pagan más impuestos indirectos de los beneficios que se obtienen.

3. GASTOS NO DEDUCIBLES:

Son gastos que nunca puedes deducírtelos, ya que no están afectos a la actividad.

  1. Multas y sanciones.
  2. Donativos y liberalidades: Tienes deducción en renta por donativos.
  3. Pérdidas de juego.
  4. Gastos en paraísos fiscales.

Desde ALM Asesoría trabajamos para darte el mejor servicio, por lo que esperamos que te sea útil esta guía sobre gastos deducibles para el autónomo en 2021. Si tienes alguna duda, puedes contactar con nosotros directamente desde aquí. Estaremos encantados de ayudarte.

Llama ahora

Pin It on Pinterest

Share This