Hoy vamos a hablar del famoso “Certificado Energético”. Es de obligado cumplimiento desde el 1 de junio de 2.013, pero tengo que decir que existe un gran porcentaje de viviendas que no lo poseen actualmente.

Entiendo que no es plato de buen gusto tener que gastarte una cantidad de dinero antes de poner a la venta o en alquiler una vivienda, pero es totalmente necesario, y en el caso de no hacerlo, existen distintas multas según la gravedad.

¿Qué es el certificado energético?

Según la legislación europea, un certificado de la eficiencia energética de un edificio es un certificado reconocido por un Estado miembro o por una persona jurídica designada por este, en el que se indica la eficiencia energética de un edificio o unidad de este, calculada con arreglo a una metodología. (Fuente: Wikipedia)

Este justificante sirve para calificar energéticamente una vivienda o edificio. Calcula el consumo anual de energía que necesitamos en una vivienda en el periodo de un año.

Existen 7 escalones de eficiencia, en orden alfabético de la A a la G, siendo A lo más eficiente.

Multas por no tener el certificado energético y quién las paga

Lo primero de todo es contaros que los propietarios son los que tienen la obligación de pagar la sanción, aunque el culpable de la multa sea el técnico. Por eso es muy importante que tengáis cuidado con a quién le encargáis este trabajo, ya que, algunos, son muy baratos y ni si quiera los registran.

certificado eficiencia energetica
Fuente: www.certificadodeeficienciaenergetica.com

Sanciones leves (de 300 a 600€)

  • Anunciar la venta o el alquiler en portales online o  inmobiliarias sin hacer mención a la calificación energética.
  • No mostrar la etiqueta energética en edificios, tanto públicos como privados, con una superficie mayor a 500 metros y con afluencia de gente  (ejemplo: grandes superficies, centros comerciales, museos…).
  • No renovar el certificado a los 10 años de la expedición, que es cuando caduca.
  • Publicitar el arrendamiento o la venta de un inmueble con la calificación que estaba prevista en el proyecto cuando el edificio ya está terminado y tiene la calificación definitiva.

Sanciones graves (de 601 a 1000€)

  • La más grave es vender o alquilar un inmueble y que el propietario no entregue la certificación al comprador o inquilino.
  • Tener el certificado y no registrarlo en el órgano competente de la comunidad autónoma al que pertenece el inmueble.
  • Mostrar una etiqueta errónea que no tenga que ver con la realidad.

Sanción muy grave (de 1.001 a 6.000 euros)

  • Hacer publicidad de un inmueble con una certificación sin tener un certificado o teniéndolo caducado.
  • Falsear la información cuando está el proceso de registro de la certificación.

Hay que tener en cuenta que la infracción leve pasará a ser grave en el caso de que en el año anterior se le hubiera sancionado por cualquiera de las causas anteriormente enumeradas, y, de la misma manera, pasará a ser muy grave si se hubiera impuesto una multa por este motivo durante los tres años anteriores.

Para nosotros, las inmobiliarias, es una obligación informar a todos los propietarios de la obligatoriedad del certificado energético. Es importante que nos concienciemos, porque, si nos regimos por la ley, no podemos publicitar ningún inmueble que no tenga la certificación, y, por tanto, nuestra comunicación con los clientes sería bastante nula.

Si estás leyendo esto es porque posiblemente tengas un inmueble a la venta o en alquiler, si no tienes el certificado energético, no dudes en hacerlo porque es obligatorio y lo único que consigues no haciéndolo es perjudicarte a tí y a tu inmueble.

Si tienes alguna duda al respecto no dudes en consultarnos, estaremos encantados en asesorarte y ayudarte.

Pin It on Pinterest

Share This