• Pérez Galdós nº 40, 13200 Manzanares. Tel: 926 61 25 25

Posts Tagged :

inspecciones

Ningún negocio está exento de recibir una inspección sorpresa, ¡contrata nuestros servicios y quédate tranquilo!

Puede que pienses que tu negocio no entra dentro de los parámetros que tiene en cuenta Hacienda a la hora de hacer inspecciones sorpresa pero la realidad nos demuestra que esto no es así, de hecho, hoy en día prácticamente cualquier empresa o negocio puede recibir una de estas inspecciones.

Sin ir más lejos, hace pocos meses nos enterábamos, a través de distintos medios de comunicación, de que Hacienda estaba realizando inspecciones sorpresa en negocios hasta ahora poco proclives a padecer este tipo de situaciones, como pueden ser los restaurantes, salones de bodas y otros negocios hosteleros similares, así como farmacias, diferentes consultas médicas e, incluso, los negocios de compra-venta de oro.

Inspecciones sorpresa con la ayuda de órdenes judiciales

Además del hecho de que se investigaban negocios poco visitados por técnicos de Hacienda hasta la fecha, la noticia sorprendía porque nos enterábamos de que para realizar ese tipo de inspecciones sorpresa se utilizaban órdenes judiciales de entrada y de registro.

Hasta aquí puede parecernos más o menos habitual todo lo que estamos comentando pero la novedad radica en el hecho de que estas órdenes judiciales se habían solicitado a los Juzgados de lo Contencioso Administrativo, cuando normalmente se solicitan a los Juzgados de Instrucción.

A los que no conocen el funcionamiento de cada uno de estos juzgados, esta diferencia les puede parecer trivial pero no es así: obtener una orden judicial de los Juzgados de lo Contencioso Administrativo, en lugar de los de Instrucción, cambia todo por completo, tal y como veremos a continuación.

Órdenes judiciales procedentes de los Juzgados de lo Contencioso Administrativo

Como comentábamos antes, las inspecciones sorpresa a negocios se suelen tramitar a través de órdenes judiciales emitidas desde los juzgados de Instrucción. En estos casos se procede de la siguiente forma: el juez responsable envía habitualmente a un secretario judicial para que supervise el registro del negocio que se quiere inspeccionar, garantizando que no haya violaciones de los derechos del negocio o empresa que se va a visitar.

Por tanto, este secretario está presente cuando los técnicos de Hacienda proceden con el registro, comprobando material y distinta documentación intervenida al negocio, de manera que es él quien decide si dicho material o documentación es de interés o no a la hora de continuar con la investigación.

Pues bien, cuando la orden de registro se solicita a los Juzgados de lo Contencioso Administrativo, a menudo no se envía a uno de estos secretarios judiciales, por tanto todo el procedimiento y las decisiones que allí se toman quedan en manos de los técnicos de Hacienda que realizan la inspección. Es decir, de algún modo éstos tienen “vía libre” para incautar todo el material y documentación que estimen oportuno.

No te la juegues innecesariamente teniendo una “doble contabilidad»

Uno de los principales objetivos de los técnicos de Hacienda que realizan este tipo de inspecciones sorpresa es detectar negocios que posean lo que ellos denominan una “doble contabilidad”. Algo que se puede hacer con la ayuda de cierto software informático.

Y es que hay programas que permiten registrar correctamente algunas operaciones, de manera que figuran legalmente dentro de la contabilidad de la empresa y que, por tanto, se tendrán en cuenta a la hora de hacer la declaración de la Renta y/o de los distintos impuestos que se tienen que tributar. No obstante, también dan la posibilidad de que ciertas operaciones, que el usuario escoge manualmente, no aparezcan en la contabilidad del negocio y pasen a formar parte de una contabilidad no declarada, con las repercusiones que esto conlleva.

Si los técnicos de Hacienda inspeccionan tu negocio y ven algún tipo de indicio de que puede suceder una de estas situaciones (y a veces sin ni siquiera detectar indicios), no dudarán en incautarte toda la documentación y material que ellos estimen oportuno, incluyendo discos duros, teléfonos móviles, tablets y, por supuesto, ordenadores y libros de contabilidad, con el perjuicio que este hecho supone para cualquier empresa.

No te la juegues innecesariamente, contrata los servicios de asesores profesionales como los que te ofrece ALM Empresas y deja que nosotros llevemos la contabilidad de tu empresa de la manera más óptima, evitando que tu negocio levante cualquier tipo de sospecha y puedas tener que pasar por estos desagradables trámites. ¡Búscanos en la Calle Pérez Galdós número 40 de Manzanares (Ciudad Real)!