Para comenzar vamos a dejar claro tres puntos:

  • De cara a la declaración de la renta, se considera que cuando has recibido prestación por ERTE tienes dos pagadores, ya que son abonados por el Servicio Público de Empleo Estatal.
  • Existen dos opciones dentro del ERTE: los que sirven para reducir la jornada laboral y los que implican la suspensión temporal de empleo.
  • Cuando existen dos pagadores en un año, existe obligación de realizar la declaración de la renta a partir de 14.000 euros brutos.

El día 7 de abril empieza la campaña de la Renta, y podemos decir que este año va a ser más complicada que nunca. Casi 3,5 millones de españoles han sido afectados por un ERTE y es normal que estén asustados, ya que no saben cómo les va a afectar fiscalmente.

Si has estado en ERTE, tienes dos pagadores en la renta

El ERTE no es ni más ni menos que la suspensión de la relación laboral decidida por una empresa para intentar minimizar los efectos de una caída de la economía y esto puede afectar a sus empleados de dos formas diferentes, por un lado, puede implicar la suspensión del trabajo durante un periodo de tiempo y por otro lado puede ser una reducción de la jornada laboral.

En ambos casos, quien se hace cargo de las nóminas es el SEPE. Si se suspenda la relación laboral, el ERTE se hace cargo durante 6 meses de abonar al empleado el 70% de la base reguladora y a partir de este periodo paga el 50%. Y en el caso de los ERTE de reducción de jornada se abona la parte proporcional.

Es por este motivo por el que se considera que el trabajador a tenido más de un pagador durante el año 2020.

¿Qué cambia en mi Renta si he estado en ERTE?

Para empezar cualquier trabajador que haya estado en ERTE, tiene obligación de hacer la declaración de la renta a partir de haber percibido 14.000 euros brutos anuales, el mínimo sin ERTE es de 22.000 euros. Esto es debido a que, durante el año 2020, el trabajador que haya estado en alguna de las situaciones anteriores habrá recibido mensualidades de su empresa y posteriormente pasó a recibir prestaciones del SEPE y de la Seguridad Social. O en el caso de las personas que hayan perdido su empleo también estos organismos son los encargados de abonar lo que le corresponda de paro.

En resumen, si has estado en ERTE, has percibido más 14.000 euros brutos y has recibido más de 1.500 euros del segundo pagador, estás obligado a realizar la declaración de la renta del año 2020.

Existe la obligación de declarar las cantidades recibidas por un ERTE porque están consideradas como rendimientos del trabajo.

Si el importe del segundo pagador no supera los 1500 euros y durante el año has percibido menos de 22000 euros brutos, no es obligatorio hacer la declaración.

¿Qué ocurre si he percibido por el ERTE más de lo que me correspondía?

Es cierto que se ha generado muchísima polémica alrededor de los ERTE, ya que a algunas personas han recibido más de lo que le correspondía.

Pues bien, estas personas tendrán que tributar por la cantidad recibida (la cual no ha tenido prácticamente retenciones de IRPF), y debido a esta descompensación les saldrá a pagar en la próxima de la renta.

En ALM Asesoría ya estamos calentando motores para la declaración de la renta, al tener asesoría laboral y fiscal estamos a la última en todas las novedades para poder asesorarte con la máxima profesionalidad. Ponte en manos de expertos, es muy importante estar bien asesorado y más en estos momentos tan difíciles. Contáctanos.

Pin It on Pinterest

Share This