• Pérez Galdós nº 40, 13200 Manzanares. Tel: 926 61 25 25

Cuidado con cometer errores contables… ¡te pueden salir muy caro!

Este 2020 continuamos hablando de errores contables ya que las infracciones que puede cometer una empresa a este nivel no son un asunto menor, tal y como veremos en este artículo.

En este caso, vamos a centrarnos en la parte “monetaria”, es decir, en saber qué tipo de sanciones económicas y qué cuantías podemos llegar a tener que desembolsar por cada uno de estos errores contables. Os adelantamos que son cantidades considerables.

Por increíble que pueda parecernos, todavía existen empresas y trabajadores autónomos que llevan sus propias cuentas, sin contar con la ayuda de asesores profesionales. Esto lo hacen para ahorrarse un cierto dinero, sin embargo, la posibilidad de cometer errores es bastante alta y, en ese caso, las sanciones recibidas hacen que este esfuerzo no merezca la pena.

No es lo mismo cometer una infracción grave que una muy grave

En resumidas cuentas, el importe asociado a una sanción administrativa depende en gran medida del tipo de infracción que hayamos cometido, es decir, de cómo la catalogue Hacienda. En este sentido, ellos hablan de infracciones leves, graves o muy graves.

Como puede suponer el lector, cuando más severa es la denominación que se le asocia a una infracción cometida, mayor es la cuantía económica que ésta conlleva.

En este sentido, vamos empezar analizando las infracciones consideradas “muy graves” y “graves”, ya que son los dos grupos de sanciones que conllevan una mayor penalización económica. Sigue leyendo y no dejes de tomar buena nota.

Ejemplos de infracciones muy graves y graves

Empezando por el grupo de las sanciones consideradas “muy graves”, se suele incluir aquí aquellas que conllevan la utilización de medios fraudulentos o aquellas infracciones cuya cuantía es al menos un cincuenta por ciento superior a la base de la sanción cometida.

En caso de cometer una de estas infracciones, deberemos hacer frente a sanciones que conllevan el cien por cien o, incluso, el ciento cincuenta por cien de dicha base. Es decir, hablamos de cantidades elevadas, por lo que debemos evitar cometer este tipo de infracciones por la cuenta que nos trae.

Hablamos de infracciones consideradas “graves” cuando la base de la sanción es superior a los tres mil euros o cuando la Agencia Tributaria detecta algún tipo de ocultación de datos más o menos intencionada. Este tipo de infracciones también nos pueden salir muy caras.

Contrata los servicios de ALM Asesoría y evita cometer cualquier tipo de infracción

Se considera infracción grave también a aquellas que llevan involucradas retenciones con un valor igual o superior al cincuenta por ciento del valor de la sanción cometida o si hemos empleado facturas falsas o documentación fraudulenta, aunque la incidencia ocasionada sea inferior al diez por ciento de la base de la sanción cometida.

Se tiende a considerar infracción grave también a aquellas que ocasionan una incidencia situada entre el diez y el cincuenta por ciento de la base de dicha sanción. En cualquiera de los casos comentados hasta ahora, la multa a la que nos podemos enfrentar oscila entre el cincuenta y el cien por cien de la mencionada base.

Podemos pensar que las infracciones catalogadas como “leves” son más asumibles y, en parte es así, pero aún así conllevan multas de hasta el cincuenta por ciento de la base establecida en la infracción. Un ejemplo de infracción leve es incluir importes fraudulentos en nuestras facturas u otro tipo de información similar errónea.

No hay porqué jugársela innecesariamente, puedes contratar los servicios de ALM Asesoría y contar con la ayuda de asesores profesionales. Evita infracciones muy graves, graves y leves, evita problemas con Hacienda y quédate tranquilo. Puedes confiar en nosotros, contacta con nosotros hoy mismo.

AUTHOR

ALM Empresas

All stories by: ALM Empresas

Comments are closed.