• Pérez Galdós nº 40, 13200 Manzanares. Tel: 926 61 25 25

Riesgos naturales ¿Estamos protegidos a través de nuestro seguro de hogar?

El impacto del COVID-19 ha descuidado la atención sobre otros riesgos globales como los eventos climatológicos extremos (Pedrisco, inundaciones,…) cada vez más habituales y derivados del cambio climático. La tendencia es que estos eventos sean cada vez más probables y sus consecuencias cada vez más desastrosas para instalaciones, infraestructuras, procesos de negocios y personas.

¿Qué es el seguro de hogar?

El seguro de hogar es un contrato entre un particular o sociedad y la compañía de seguros, en el cual, la aseguradora en cuestión se compromete a protegernos de los daños por posibles siniestros que puedan ocasionarse en nuestro inmueble o los bienes que se ubican en él. Según las garantías previas que se contraten, así será su cobertura.

Pero todos estamos observando un incremento en los riesgos naturales, ya sea pedrisco, inundaciones, terremotos… y la gran pregunta que nos hacemos todos es ¿Qué cobertura tendría con mi seguro de hogar si soy víctima de un desastre natural o por los daños sufridos por un evento extraordinario?

Cuando contratas una póliza, lo importante es tener claro las garantías que contratamos, cuantas más garantía, más prima. Pero muchas veces tendemos a intentar ahorrar donde no deberíamos, siempre pensamos qué le pasa al vecino, hasta que nos sucede en nuestro seno familiar.

Esto no significa que para estar cubiertos ante catástrofes naturales tengamos que pagar una sobre prima, porque en realidad, en cualquier seguro multirriesgo se incluye dentro de las garantías básicas los daños derivados de fenómenos atmosféricos anormales.

Un seguro de hogar cubre la mayoría de los riesgos derivados de la vivienda, desde la responsabilidad civil de la familia, hasta el daño patrimonial.

Pero, en caso de catástrofes naturales o eventos extraordinarios, no existe una póliza específica e individual que haga frente a estas adversidades. Esto no significa que no tengamos protección, sino que cuando estamos en alguna situación de estas características interviene el CONSORCIO DE COMPENSACIÓN DE SEGUROS siempre y cuando contemos con una póliza de seguro en vigor.

¿Qué es el consorcio?

El Consorcio es un ente público, que está vinculado con el servicio del sector asegurador, y solo actúa en casos extraordinarios, que, por su magnitud, no queden cubiertos por las compañías, dando cobertura a los riesgos que no están previstos en los seguros ordinarios.

Se engloban en tres grupos:

Fenómenos naturales inusitados y de gran violencia. Por ejemplo, inundaciones, riadas, terremotos, maremotos, tempestades, tornados, caída de aerolitos o erupciones volcánicas.

– Desperfectos ocasionados por el terrorismo, motín o tumulto popular.

– Hechos ocasionados por las Fuerzas Armadas o los Cuerpos de seguridad  en tiempos de paz. Si por motivos de alguna misión u operativa se producen daños en el patrimonio de algún particular, el consorcio también se hace cargo de indemnizar al perjudicado.

La mayoría de las veces por lo que se ve obligado a intervenir el consorcio, es por daños provocados por la naturaleza.

 ¿Cuándo puedo pedir indemnización?

Para que actúe el Consorcio no es necesario que la catástrofe se extienda geográficamente, ni que se hayan producido múltiples daños, por lo que no es necesario que la zona se declare como catastrófica, ni que existan numerosos asegurados perjudicados.

La indemnización que concede el Consorcio se calcula en función del capital contratado, y no tiene relación con la prima que las compañías aseguradoras ceden a la entidad.

Para que podamos obtener una indemnización del Consorcio, además de que el daño causado tiene que ser obligatoriamente producido por una de las tres causas enumeradas anteriormente, la póliza tiene que tener un recargo por parte del Consorcio.

Es importante consultar con tu asesor de seguros qué fenómenos naturales recoge la póliza original, y ver qué complemento adicional tenemos con el seguro que por ley nos proporciona el Consorcio.

Por ejemplo, suponemos que se produce un siniestro que se cae un árbol en nuestro hogar y nos produce daños. Si nosotros tenemos contratados daños por viento hasta 100 km/h y el daño lo produce un viento de 120 km/h. Quedaríamos al descubierto, ya que el consorcio cubre por lo general el daño cuando el viento supere los 135 km/h.

¿Cómo pedir la indemnización del consorcio?

Existen dos vías:

  • Presentar una solicitud directamente a la entidad.
  • A través de su aseguradora. Esta manera es la más eficaz y la más rápida ya que te guiarán paso a paso.

Aprovechamos para dejaros el tráiler de la película “Lo imposible” donde se narra como la compañía de Seguros Zurich ayuda a una familia a reencontrarse después del famoso tsunami,  cómo ayuda a una familia a reencontrarse. Es una historia real y nos hace reflexionar de lo que realmente es importante en la vida.

Es fundamental como asesores ayudar a las empresas y particulares no solo a protegerse y asegurarse con una póliza adaptada a sus circunstancias, sino acompañarles también en la protección y preparación de manera previa a estos eventos a través de planes de emergencia, protección y continuidad de su negocio.

 

Comments are closed.