• Pérez Galdós nº 40, 13200 Manzanares. Tel: 926 61 25 25

Todo sobre el Modelo 145 para la declaración del IRPF

Recientemente conocíamos las fechas clave que marcarán el transcurso de esta nueva campaña de la Renta 2019 y antes de eso habíamos hablado por encima del denominado Modelo 145, documento muy relacionado con la declaración del IRPF y de la Renta en general.

Hoy queremos profundizar un poco más en este modelo, un documento bastante importante que permite a los trabajadores comunicar sus datos personales y tributarios a la empresa o negocio en el que trabajan para que se puedan calcular las retenciones del IRPF que correspondan.

No obstante, no siempre es fácil rellenar dicho modelo y, por eso, hoy queremos proporcionaros una pequeña guía para poder cumplimentarlo correctamente y, al mismo tiempo, desvelar otra serie de detalles relacionados con este documento que es importante que conozcamos.

No son pocos los trabajadores que se “asustan” al recibir por primera vez este documento y es que hay que reconocer que, de primeras, puede resultar un poco intimidatorio pero, en el momento en que nos paramos a leerlo un poco más en profundidad, descubrimos que no es tan difícil de rellenar como parece.

Este Modelo 145, que nos permite comunicar nuestros datos a la persona o empresa que nos paga, se compone de siete partes bien diferenciadas, en las que hay sitio para repasar nuestra situación personal y familiar.

El primer apartado del Modelo 145, titulado “Datos del perceptor que efectúa la comunicación”, nos pide que nos identifiquemos mediante cierta información básica, como por ejemplo nuestro nombre, apellidos, año de nacimiento y NIF. A continuación, se mete de lleno en nuestra situación familiar dándonos a elegir entre tres posibilidades:

  1. Soltero/a, viudo/a, divorciado/a o separado/a legalmente con hijos solteros menores de 18 años o incapacitados judicialmente y sometidos a patria potestad prorrogada o rehabilitada que conviven exclusivamente con Vd., sin convivir también con el otro progenitor, siempre que proceda consignar al menos un hijo o descendiente en el apartado 2 de este documento.
  2. Casado/a y no separado/a legalmente cuyo cónyuge no obtiene rentas superiores a 1.500 euros anuales, excluidas las exentas (OJO: con independencia de que tengan hijos en común).
  3. Situación familiar distinta de las dos anteriores (solteros sin hijos, casados cuyo cónyuge obtiene rentas superiores a 1.500 euros anuales, etc.).

Es importante tener en cuenta varios detalles a la hora de rellenar esta parte del Modelo 145. En primer lugar, sólo debemos marcar una de las tres casillas disponibles (sólo se acepta una situación familiar como posible). Se podría decir que la primera situación familiar posible está reservada a unidades familiares monoparentales.

Con respecto a la segunda situación familiar posible, debemos saber que si marcamos dicha opción, tendremos que proporcionar también el NIF de nuestro cónyuge. Por último, en lo referente a la tercera situación familiar posible, decir que es la opción que debemos marcar si nuestra situación familiar no se corresponde con las situaciones 1 y 2 y no queremos manifestar nuestra situación familiar exacta.

Si leemos con atención cada una de estas situaciones, no habrá lugar para la duda y, en todo caso, siempre podemos consultar con los técnicos de la Agencia Tributaria, nuestra empresa o nuestra asesoría de confianza.

Este primer apartado también nos pregunta acerca de la posibilidad de que contemos con algún grado de minusvalía reconocido, es decir, que tengamos acreditada oficialmente una situación de discapacidad y/o una necesidad de ayuda para desempeñar nuestro puesto de trabajo.

En este caso concreto, podríamos optar por dos opciones de discapacidad: “Igual o superior al 33% e inferior al 65%” o “Igual o superior al 65%”. Hay una tercera casilla que también podríamos marcar si ese fuera nuestro caso (“Además, tengo acreditada la necesidad de ayuda de terceras personas o movilidad reducida…”). Obviamente, si no contamos con un grado de discapacidad reconocido oficialmente, no marcaremos ninguna de estas tres casillas.

Para completar este primer apartado, dos casillas más: la correspondiente a la “Movilidad geográfica” y a la “Obtención de rendimientos con período de generación superior a 2 años durante los 5 períodos impositivos anteriores”.

La primera sólo se rellenaría si, anteriormente a la cumplimentación de este Modelo 145, nos encontrábamos en situación de desempleo, estábamos inscritos en nuestra correspondiente oficina de empleo y el hecho de haber aceptado el puesto de trabajo, al que hacemos referencia con este documento, ha supuesto el traslado de nuestra residencia habitual a un nuevo municipio. En ese caso, debemos indicar la fecha en la que se produjo dicho traslado.

La última casilla del apartado 1 sólo debe ser marcado en el supuesto de que en el plazo comprendido en los 5 períodos impositivos anteriores al ejercicio al que se corresponda la presente comunicación, hayamos percibido rendimientos del trabajo con período de generación superior a 2 años, a los que, a efectos del cálculo del tipo de retención le haya sido aplicada la reducción por irregularidad contemplada en el artículo 18.2 de la Ley del Impuesto pero, sin embargo, posteriormente no se nos haya aplicado la citada reducción en su correspondiente autoliquidación del Impuesto sobre la Renta.

Sólo hemos tratado el apartado 1 del Modelo 145 y el artículo se nos ha alargado bastante, así que lo dejamos aquí por ahora, en posteriores entradas iremos desentrañando el resto de apartados. Desde ALM Asesoría os animamos a estar bien atentos a nuestro blog para descubrir artículos tan interesantes como éste y, llegado el caso, no dudéis en contactar con nosotros para contratar nuestros servicios o que os ofrezcamos más información sobre alguno de estos servicios. Estaremos encantados de atenderos, ¡no lo dudéis!

AUTHOR

ALM Empresas

All stories by: ALM Empresas

Comments are closed.